A Setién su plantilla ya le ha puesto la cama en el Paro. Si no es así, no se entiende la escasa intensidad y la poquísima sangre que mostró su equipo en la noche de hoy en Las Palmas de Gran Canaria. Y eso que se enfrentaban a un equipo en crisis. Pues ni aún así. El Betis se ha convertido otro año más en un especialista en revivir equipos sin alma. Cinco partidos sin ganar, fuera de la Copa y con el estilo Setién que no se sabe muy bien ahora mismo dónde está. Personalmente me parece que el problema es más de jugadores y confección de la plantilla que el entrenador. Setién no me parece mal entrenador, aunque habría que quitarle la prioridad de que hay que jugar bonito antes que ganar. Se gana y a partir de ahí se hace lo que quiera. Otro fallo importante de Setién es esa manía de dejar fuera del once a quien lo hace bien el anterior partido. Lo hacía con Sanabria, lo hizo un par de veces con Guardado y hoy lo hizo con Boudebouz. Aunque viendo lo que hizo el argelino, tampoco habría sido buena idea. Ya empezó raro el Betis desde el comienzo. Una cesión de Adán hacía presumir que íbamos a ver el mismo Betis de los últimos partidos con la novedad de que en este partido se iba a perder por no correr, por no meter la pierna. Precisamente así llegó el gol de Las Palmas, con otro fallo defensivo colegial. Un fuera de juego penosamente hecho por Durmisi sirvió para que Calleri se pusiera delante de Adán. El Betis en la primera parte no existió. Y lo poco que hizo no tuvo ayuda arbitral. La única jugada en equipo de la primera parte fue anulada por un fuera de juego que no era y que hubiera desembocado en un penalti tras derribo a León cuando iba a rematar con la portería vacía. Cuando las cosas no van bien, no van bien. Otra derrota al descanso. Y para no cambiar las costumbres, sin cambios al inicio de la segunda parte. En cuanto el Betis pasó de jugar andando al trote cochinero se dio cuenta de que Las Palmas es un equipo muy blandito. Joaquín la tuvo, pero el balón se fue al palo. Y ahí se acabó prácticamente la fiesta. Tiraron Tello, Sergio León, Camarasa… Pero cada uno haciendo la guerra por su cuenta. Las Palmas no sufría e incluso tenía varias faltas en la frontal del arco de Adán que el portero salvaba. Para más inri se lesionó Javi García, Amat se autoexpulsó y Tello demostró que en cuanto no le sale una ya necesita una pelota para él solo. Aunque todo eso no es lo relevante. Lo relevante es que Haro y López Catalán van a tirar a los cinco meses su proyecto más ilusionante. Y que sus jugadores, ya le han montado la cama en el Paro.

Dejar respuesta