Divide y vencerás

0
372
Sevilla nos pertenece. Fuente: magiconervion.com
Esta temporada 2016/2017 el Sevilla FC está siendo histórica para el club. Este Sevilla a las órdenes del tándem Sampaoli-Lillo ha logrado el récord de 42 puntos en una primera vuelta, tiene por delante el enfrentamiento de los octavos de la Champions League frente al campeón inglés a la vuelta de la equina y ha creado un equipo que ilusiona por un juego tan valiente como romántico; el sevillismo debe de estar ilusionado. Sin embargo, este Sevilla amateurista está incordiando demasiado al ‘status quo’ dominante del fútbol español. Por ello, desde Madrid se ha diseñado una estrategia para acabar con nuestra excepcional campaña ¿Cómo? Atacando los puntos más débiles de nuestra afición; y lo peor es que…lo están consiguiendo. Estamos perdiendo la batalla porque estamos perdiendo el norte y nos estamos autodestruyendo. Las miradas se dirigen hacia el palco o hacia Biris Norte, cuando ambos son necesarios. Biris no existiría de no ser por el Sevilla FC, pero nuestra entidad no sería tan grande sin el aliento de los Guardianes de Nervión desde el Gol Norte. No nos hemos percatado a pensar que unidos el Rubicón lo cruzamos a nado.  Es la UNIÓN de todo el sevillismo lo que nos hace GRANDES, porque JUNTOS hemos ganado finales. Desde Eindhoven pasando por Basilea. No es que solamente “Dicen que nunca se rinde”, sino que todo el Ramón Sánchez Pijuán cumple a rajatabla el Evangelio de Javier Labandón: “Llevándolo en volandas por siempre a ganar”. Pero ante todo necesitamos realizar un análisis de la situación. Hay que hacer autocrítica, porque el objetivo de este artículo no es más que añadir un par de pinceladas que iluminen el cuadro que representa la actual situación social de la entidad sevillista. Y creemos desde este medio que hay dos factores clave. Uno es la horripilante gestión social de Catro, y otro es la nula autocrítica de nuestros Biris Norte en el control y la condena enérgica de sus grupúsculos violentos. Y para ello, no hay un mejor resumen de la situación global que el que nos ha proporcionado nuestro amigo Manu Rodríguez. Nadie lo ha podido resumir mejor, y por eso te citamos en este humilde medio. “En primer lugar, en lo que a la parte afectada (Sevilla FC) se refiere nos encontramos con una gestión muy pobre llevada a cabo por la directiva del Sevilla, representada especialmente en la figura de su presidente, el cual, ha escogido el peor año posible para comenzar una guerra de la que ningún sevillista saldrá ganador. Sobra decir que el sevillismo censura la violencia en todas sus formas y está por supuesto a favor de expulsar para siempre a los identificados de apuñalar a un hincha de la Juventus. Pero eso es una cosa y otra muy distinta es meter a todo el mundo en la misma bolsa y prohibir la terminología Biris por mucho que el comité antiviolencia ande detrás. De hecho, este mismo comité, por citar un ejemplo, lleva bastante tiempo detrás del Presidente del RC Deportivo de la Coruña para que no deje entrar simbología de los Riazor Blues, y lejos de prohibir, asume las multas que jornada tras jornada paga el RC Deportivo de la Coruña porque este presidente sabe y reconoce que para el Dépor los Riazor Blues suponen un montón de puntos al año. Esto señor Castro es lo que está doliendo de verdad en la Grada Norte sevillista, la falta de defensa continuada que el club les está proporcionando y que viene ocurriendo desde que al señor Ramos le diera por desafiar públicamente a esta afición que en términos generales está muy por encima en clase y categoría que el sevillista de boquita posee. El resto de almas sevillistas no violentas que allí se encuentran tienen como único y principal motivo llevar en volandas al equipo de sus vidas deben de permanecer en esos asientos. Estas almas señor Castro, estos Biris, son un activo imprescindible para la empresa del Sevilla, en la que además llevan muchos años de servicio sin pedir nada a cambio más que entregar sus voces. En segundo lugar de la parte afectada, están los Biris, quienes efectivamente son en gran parte víctima en el asunto. Son víctimas pero con matices, porque parte de la tierra que llevan encima ha sido arrojada por gente que se camufla en ese gol. Está claro, que este es el enemigo más difícil de vencer, el que se mimetiza como si fuera uno más y termina por destrozar la reputación de todas las personas de bien que hay en esa grada. No sabemos de forma concreta qué medidas se toman para arreglar esto, pero desde aquí todo el apoyo para que sigáis en busca de soluciones efectivas a este problema y dejéis de dormir con el “enemigo en casa”. Lamentablemente ésta no es la única palada de tierra vertida de forma propia que lleva el grupo de animación encima, y es que todos los sevillistas que simpatizamos con los Biris, pero que nos sentamos en otra parte del campo, hemos echado mucho en falta una condena mucho más enérgica de los hechos ocurridos el 22 de Noviembre en la Taberna el Papelón. Lo que queremos decir señores de los Biris, es que gran parte de la afición está con vosotros. Yo soy Biri. Pero aún serían más las personas que estarían apoyando si a partir de ahora la condena de toda violencia se lleva a cabo de una manera más rápida y eficaz. Además, y a pesar de que no nos sentimos en posición de pediros nada porque de forma sincera todos los sevillistas nos sentimos en deuda con vosotros, nos gustaría añadir una opinión de la que cada día formamos parte más gente y que consiste en animar sin insultar. Nos gustaría a gran parte del sevillismo que se acabaran las “llamas de Valencia”, los “Tsunamis en la Costa del Sol” o los recuerdos a las madres de los futbolistas que son personas que no forman parte del espectáculo. Por supuesto que evitar esto a título individual es imposible, cada persona que cante lo que quiera por separado, pero seríamos tremendamente felices si no se produjeran más este tipo de cánticos de manera coral.” En conclusión, dejemos de atacarnos entre hermanos sevillistas. Dejemos de tirarnos los trastos a la cabeza. Dejemos de boicotear una de las animaciones más únicas e irrepetibles del fútbol europeo. Tendamos puentes para que las dos partes hablen, se entiendan  Y volvamos a ser la Bombonera de Nervión; ese espacio donde el Sevilla FC, el Rey del Sur, vuelva a conquistar las tierras del fútbol nacional y europeo con su fútbol de hecho de arte y filigrana. Y para volver a ser el estadio más temido de toda Europa, deben de seguir volando las banderas y de sonar las palmas que nadie podrá imitar. Volvamos a nuestras raíces. Nuestros jugadores nos necesitan. Podemos hacer algo grande juntos. No lo desaprovechemos.

Dejar respuesta