Fuente: realbetisbaloncesto.com

El Betis Baloncesto arrastra una racha pésima que se traduce en 6 derrotas consecutivas en la Liga Endesa, lo cual le acerca al descenso y le aleja del sueño de los playoffs. El conjunto de Zan Tabak no encuentra soluciones en el juego, por lo que se han incorporado a las filas el estadounidense Deandre Kane y el serbio Alekxandar Marelja, que se podrán estrenar en el duelo del domingo 12 de marzo contra Herbalife Gran Canaria. Asimismo, este choque servirá para rendir homenaje a los 1000 partidos del Betis Baloncesto en la ACB

Nadie se aventuraría a decir que este equipo, el Betis Baloncesto, comandado por el entrenador croata Zan Tabak iba a triunfar, ya que la dinámica del club en los últimos tiempos y los fichajes arriesgados reflejaban un mal presagio esta temporada. El objetivo primordial de la salvación parecía una tarea sencilla y rápidamente desechable, especialmente cuando solo un equipo desciende (este hecho no se encuentra muy definido actualmente, ya que la ACB debe aclarar el sistema de ascensos y descensos de la Liga Endesa a la LEB Oro). Sin embargo, la situación se ha complicado considerablemente tras cosechar 6 derrotas consecutivas, algunas de ellas frente a rivales directos tales como ICL Manresa o UCAM Murcia, de hecho, la escuadra verdiblanca lleva sin conocer el dulce sabor de la victoria desde el 8 de enero frente a Unicaja.

Es una evidencia dolorosa que el equipo de San Pablo no está desplegando un juego ofensivo eficaz e inteligente, al igual que en la faceta defensiva, en la que los cajistas están haciendo aguas esta temporada en reiteradas ocasiones. Es inútil buscar un solo culpable, ya que el Betis Baloncesto es un conjunto de personas que aportan cada una de ellas su granito de arena, sin embargo, me gustaría destacar tres aspectos fundamentales que están inflingiendo en la mala trayectoria del equipo.

El primero de ellos es el cuerpo técnico, liderado por Tabak, que no está sabiendo gestionar la plantilla ni elaborar tácticas inteligentes y con coherencia, ya que la mayoría de las jugadas tanto en ataque como en defensa se basan demasiado en las individualidades, siendo esto sinónimo de frustración, puesto que el nivel de la plantilla no es el más propicio para permitirse frivolidades. Por ejemplo, ya hemos observado en multitud de ocasiones al base canadiense Kenny Chery agotar la posesión para errar un lanzamiento en lugar de buscar un pase y aportar mayor movilidad al ataque, así como al alero estadounidense Trent Lockett penetrar a canasta con una clara oposición. Con esto no trato de infravalorar las aportaciones de estos jugadores, que a veces nos brindan buenas actuaciones, sino que critico el poco tino en las decisiones del técnico, que o bien es ignorado o simplemente no da la talla.

Asimismo, las estadísticas corroboran mi hipótesis al no poder apreciar a ningún jugador del Betis Baloncesto entre los quince primeros de todos los registros, salvo en el apartado de robos, en el que Trent Lockett, sorprendentemente, se cuela como undécimo con 24 balones recuperados en su haber. Son significativamente preocupantes las asistencias, ya que los de Tabak promedian 10,38 por partido, siendo el equipo con peor registro de la liga, incluso por detrás del colista, ICL Manresa.

El segundo aspecto a remarcar son los mismos jugadores, cuya garra y calidad son protagonistas por su ausencia en partidos en los que la desgana y la falta de intensidad son verdaderamente reflejo del equipo entero. Por último, la gestión deportiva no ha sido la más adecuada o acertada, destacando el curioso caso de Luka Zoric, uno de los emblemas del equipo a principio de temporada, que abandonó la entidad tras acordar mutuamente su marcha, alegando problemas personales.

Por otro lado, el equipo trecebarrado ha incorporado a sus filas a dos nuevas caras para paliar las necesidades que he comentado con anterioridad. Hablamos del base-escolta estadounidense Deandre Kane y del pívot serbio Alekxandar Marelja. El norteamericano procede del equipo ruso Ninzhi Novgorod, en el que ha destacado de una forma sobresaliente al ser segundo en valoración (21.50), quinto en anotación (16.79) y decimosegundo en asistencias (4.29) en la Eurocup, en la fase del top16. Resulta ser un jugador polivalente que puede llegar a situarse en el perímetro como alero. Marelja proviene del Mega Leks serbio con el que había tenido buenos porcentajes desde la pintura (18.2 puntos de media). Estos fichajes sirven para completar la plantilla en el tramo final de la temporada, así como para suplir la baja del interior Juanjo Triguero.

Cabe destacar que los verdiblancos disputarán contra Herbalife Gran Canaria su partido 1000 en la Liga Endesa desde que el club se fundase como Caja San Fernando a finales de los años ochenta. Para esta ocasión, los jugadores portarán camisetas conmemorativas y se celebrarán actos en las vísperas del partido.

En cualquier caso, el equipo cajista hace frente al partido 1000 en la máxima categoría repleto de dudas e incógnitas, flirteando con el descenso y sin atisbo de reacción. A pesar de ello, los sevillanos debemos seguir apoyando al baloncesto, a este club que se ha convertido en un clásico a nivel nacional y que en alguna que otra ocasión nos ha brindado alegrías. El Caja San Fernando, el Cajasol, el Baloncesto Sevilla o el Betis Baloncesto siempre son sinónimo de sufrimiento.

Dejar respuesta