Las bolas del sorteo esta vez no fueron tan calientes como para no cogerlas. Porque esta vez sí habrá espectáculo. Por lo menos en lo que respecta al Real Madrid. El equipo merengue se enfrentará al Sevilla en los octavos de final. Un duelo, como bien dice Butragueño, perfectamente de Champions League. Un enfrentamiento entre Reyes, los de Europa, que en un primer momento hizo al Real Madrid ser el soberano del viejo continente en 2016. Esta vez, será en tierras españolas, por la carrera hacia el trono nacional. Y es que la Giralda presume orgullosa de su Sevilla, en lo que es de momento un buen arranque de temporada. Pero la diosa Cibeles quiere más, no le basta con las últimas visitas del Real Madrid. El camino es duro pero los mejores guerreros de cada bando tienen una cita con la historia. Ya en 2011, el Madrid privó al Sevilla de la final de Copa, con los famosos vídeos de pintarse la cara. Aquella Copa terminó bajo el autobús del Real pero en su museo también.   CapitalDeporte

Dejar respuesta