Fuente: La Vanguardia

El Sevilla FC no logró pasar del empate ante un rival muy digno como lo fue el CD Leganés. Los pepineros llevaron la batuta del partido en casi todos los momentos. Su inicio fue tan demoledor que anotó el primer gol Gabriel Pires con un taconazo, sin embargo, no pudieron mantener ese ritmo y el montenegrino Stevan Jovetic puso las tablas. El resultado no se movería a pesar de los méritos del ‘Lega’, que respira más tranquilo de cara a la fase final de la temporada, mientras que el Sevilla contempla impotente cómo se le escapa el sueño liguero

La 27ª jornada de LaLiga correspondía al choque entre el Sevilla FC y el CD Leganés en el Ramón Sánchez Pizjuán, a las 16:15 de la tarde con una temperatura bastante alta para la época y un sol de justicia, muy habitual en  Sevilla. A pesar de ello, el encuentro prometía desde un inicio, ya que los de Sampaoli necesitaban encarecidamente la victoria para permanecer en la pugna por el campeonato liguero, mientras que los de Garitano buscaban afianzar la salvación sumando tres puntos donde solo un club lo ha conseguido, el FC Barcelona.

El partido comenzó con sorpresas, puesto que Jorge Sampaoli retomó la defensa de 3, pero con novedades de importantes dimensiones tales como las inclusiones en el once de Walter Montoya (su primer partido como titular) y Matías Kranevitter en la medular y las ausencias de Samir Nasri, Vitolo y el franco-congoleño N’zonzi. De esta forma, el de Casilda se aventuró con un 3-4-3, abandonando a la ya recurrente defensa de 4.

Asimismo, no se esperaba el dominio plausible del conjunto pepinero, cuya presión y combinaciones generaron un tremendo peligro en el área sevillista, de hecho, no tardó en adelantarse en el marcador con un gol de tacón del brasileño Gabriel Pires (3′) tras una excelente transición ofensiva.

La afición hispalense mostró su descontento con el juego del equipo en los siguientes minutos, ya que daba la impresión que los jugadores habían saltado al terreno de juego adormilados, con desgana y poca agresividad en defensa, que permitieron en reiteradas ocasiones las internadas por banda de Nabil El Zhar y Alexander Szymanowski, que fueron dos auténticos puñales.

En el tramo final de la primera parte los sevillistas apretaron más al ‘Lega’ y gozaron de algunas ocasiones. En el 32′ se anuló un gol al ‘Mudo’ Vázquez, quien había rematado de pecho, por posición ilegal, aunque la jugada no está exenta de polémica, debido a que en las repeticiones se apreció que el jugador italo-argentino se encontraba en línea. Pese a esta jugada, los de Sampaoli continuaron insistiendo hasta hallar el gol del empate en el 43′ con una brillante combinación entre Vázquez y Jovetic, que tiró de repertorio al hacerle un mágico ‘sombrerito’ a Iago Herrerín para posteriormente definir a puerta vacía.

Este tanto devolvió la ilusión a la grada del Pizjuán, que veía cómo, por fin, reaccionaba su equipo ante un rival a priori más débil. Los dos conjuntos se marcharon a los vestuarios, pero no volvieron los mismos, ya que Sampaoli efectuó un doble cambio, Montoya por su compatriota Luciano Vietto y N’zonzi en sustitución de Lenglet. Al técnico argentino no debió de gustarle el juego desplegado por sus muchachos y optó por estos jugadores para aportar mayor movilidad en el campo, así como una mejor salida del esférico.

Sin embargo, el efecto de los cambios fue prácticamente nulo, debido al excelente planteamiento de los pepineros, que rápidamente retomaron el control del partido con presión y ambición. Garitano demostró que iban a por los tres puntos al materializar dos cambios ofensivos; Machís (héroe contra el Granada la pasada jornada) por Szymanowski y Luciano por el otro punta, Guerrero. Es cierto que la escuadra madrileña no mantuvo la posesión, pero si ejerció el dominio táctico, ya que realizó más disparos (ocasionó más oportunidades de gol) y anuló el ataque sevillista.

Los nervionenses acusaron la acumulación de partidos y la exigencia que implica luchar contra Real Madrid y FC Barcelona en la zona noble. No dispusieron de grandes ocasiones ni establecieron un alto ritmo de juego.

En definitiva, el choque finalizó con empate, aunque lo más justo habría sido la victoria visitante, ya que nos brindó un buen partido con un loable rigor táctico, mientras que los locales fueron protagonistas de continuas imprecisiones y de pelotazos que deshonran a la trayectoria del club a lo largo de la temporada.

El Sevilla FC se encuentra a la espera de lo que hagan Madrid y ‘Barça’, con la certeza de que cada vez dependen menos de sí mismos. Por su parte, el CD Leganés se marcha de la capital hispalense con la dulce y satisfactoria sensación de haber hecho bien los deberes.

FICHA TÉCNICA

Sevilla: Sergio Rico; Carriço, Rami, Lenglet (N’Zonzi, m.46); Mariano, Kranevitter, Sarabia; Walter Montoya (Vietto, m.46), Franco Vázquez (Iborra, m.69), Correa; y Jovetic. Leganés: Herrerín; Bustinza, Mantovani, Siovas, Tito; Rubén Pérez, Morán; El Zhar, Gabriel (Insúa, m.91), Szymanowski (Machís, m.63); Guerrero (Luciano, m.68). Goles: 0-1, M.3: Gabriel. 1-1, M.43: Jovetic. Árbitro: José Luis González González (Comité Castellanoleonés). Amonestó a los locales Sarabia (m.57) y Kranevitter (m.75), y a los visitantes Gabriel (m.60), Mantovani (m.67) y Rubén Pérez (m.89). Incidencias: Partido de la vigésima séptima jornada de LaLiga Santander disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante unos 32.000 espectadores. Césped en buen estado.

Dejar respuesta