Moda

Un medio tiempo de Super Bowl con aires latinos

La Súper Bowl es el acontecimiento deportivo más importante para el pueblo estadounidense. Este cuenta con un halftime show (un espectáculo de medio tiempo o de descanso) en el que artistas nacionales e internacionales interpretan sus canciones durante un cuarto de hora, aproximadamente. Este año las encargadas de amenizar el partido han sido las cantantes Shakira y Jennifer López.

Shakira dio el pistoletazo de salida del medio tiempo con la versión inglesa de Loba: She Wolf. Después de unos segundos en solitario, acompañada de un grupo de violinistas y de dos guitarristas, contó con la presencia del cantante puertorriqueño Bad Bunny. Juntos interpretaron temas como I Like It, Chantaje y Callaita. Para dar fin a su tiempo protagonista, Shakira eligió su clásico Hips Don’t Lie.

Jennifer López tomó el relevo de la cantante colombiana y se presentó en el escenario en la cima del Empire State Building acompañada de un séquito de bailarines para empezar con Jenny from the Block. Continuó con su famoso tema Get Right y nos deleitó con un pole dance mientras interpretó Waiting for tonight. Al igual que Shakira, contó con la presencia de un artista invitado. En el caso de JLo se trató de J Balvin. Junto a este, cantó y bailó Mi Gente y On The Floor.

En la parte final, ambas artistas aparecieron juntas con Let’s Get Loud de JLo. Shakira tocaba la batería y Jennifer López cantaba con un coro de niñas. Interpretaron también Waka Waka. Despidieron el halftime con unos movimientos de cadera y un ritmo latino.

Dejando a un lado la música, el show de Shakira se caracterizó por un color rojizo intenso debido a la vestimenta de ella misma y de sus bailarines y al juego de luces y efectos especiales. La artista se presentó con un vestido rojo brillante corto al que le fue añadiendo y quitando partes poco a poco a lo largo de la actuación. Utilizó también una cuerda para realizar un baile con toques árabes y tocó la batería, como hemos indicado anteriormente, y la guitarra.

JLo no se quedó atrás y ofreció un espectáculo de tonos plateados y negros. Se presentó con un body negro de cuero pegado que después remplazó por uno plateado y brillante. Nos dejó disfrutar de bailes variados: pole dance, con un bastón, encima de sus propios bailarines y hasta pegada a J Balvin.

Aunque no son comparables y cada una inundó su tiempo con su esencia, ¿qué actuación te gustó más?