Escucha nuestras emisoras digitales

Radio en directo

La importancia de la salud mental en la lucha contra el COVID-19

 La importancia de la salud mental en la lucha contra el COVID-19

Nuestra psicóloga de cabecera, Elena Tobaruela, nos analizaba la crisis sanitaria desencadenada como consecuencia de la propagación del COVID19 por todo el mundo casi sin excepción. Además, todo ello conlleva efectos visibles en lo que a nuestra salud mental respecta. Y es que el hecho de tener que enfrentarnos a una situación insólita y desconocida para todos, puede llegar a generar sensación de temor e incertidumbre en las personas, manifestándose en forma de estrés, ansiedad o incluso depresión. 

¿Qué podemos hacer para enfrentarnos a la angustia que genera esta situación? En primer lugar debemos ser conscientes de que las emociones juegan un papel primordial en estos momentos. El miedo, la angustia, la incertidumbre, la pena o el dolor son algunas de las sensaciones que nos acompañarán durante el periodo de confinamiento y por ello debemos aceptar y ser conscientes de que éstas formarán parte de nosotros y del proceso. Por ello es sanador dejar que estas emociones salgan a la luz, exteriorizándolas y compartiéndolas con las personas de nuestro entorno. En caso de sentirnos desbordados, es importante recurrir a los profesionales de la salud mental, quienes nos proporcionarán las herramientas necesarias para poder hacer frente a la situación. 

Una vez hemos soltado toda la carga negativa, conviene establecer ciertas rutinas en nuestro día a día que nos permitan mantener la mente activa y ocupada. Dedicar tiempo a hacer deporte, leer, cocinar, disfrutar de los nuestros en casa, etc. Todo ello complementado con la fijación de unos horarios de trabajo. En este sentido, la flexibilidad que ofrece el teletrabajo puede repercutir positivamente en la eficiencia del trabajador, ya que este podrá trabajar más cómodamente desde casa, ahorrándose el tiempo de desplazamiento hasta la oficina, favoreciendo la conciliación y generando un adecuado ambiente laboral que se traduzca en una mayor eficiencia en la consecución de objetivos. 

No obstante, el plano laboral es sin duda el que más desasosiego está generando en aquellos sectores de la población que han tenido que cesar su actividad profesional como consecuencia del cierre de locales y negocios, cuya actividad no se contempla como esencial. En estos casos se recomienda no pensar a largo plazo y plantearse el día a día. Gestionar y limitar el número de preocupaciones ya que muchas veces, el miedo y la incertidumbre, hacen que nos pongamos en las situaciones más adversas, sin que ésto nos permita ver la luz al final del túnel. Por ello, es importante hablarnos con mensajes tranquilizadores y pensar en lo que se está viviendo como un momento de siembra, de nuevas ideas, de tomar decisiones encaminadas a plantear cambios y mejoras para nuestros negocios, para nuestra formación personal y profesional, etc. 

Asimismo, es importante aprender a recordarnos los aspectos positivos de nuestra vida y no solamente lo malo que hay en ella. Y en este respecto, podemos decir que esta situación va a ayudarnos a revalorizar cosas que antes no teníamos en cuenta, como pasear, besar, acariciar o echar un rato con los amigos. Aprender a vivir más despacio, más conscientes de nosotros mismos y de los que nos rodean. Más unidos, más empáticos y solidarios porque de lo que no cabe duda es que de esta crisis vamos a salir reforzados no solo como individuos, sino sobre todo como sociedad.

Jesus Moreno

Jesus Moreno