En una semana, los profesionales del Hospital Virgen del Rocío pueden consumir más de 100.000 mascarillas. Una absoluta barbaridad. Unas 23.000 batas desechables, batas quirúrgicas reforzadas y delantales impermeables; 25.000 unidades de otros equipos tipo pantallas quirúrgicas, gorros, gafas y cubrezapatos. 1250 pijamas, 600.0000 guantes y 3000 unidades de soluciones hidroalcohólicas.

Todo esto ocasiona un gasto económico que ronda los 700.000 euros al mes. El material se facilita a todo el personal para que puedan ejercer su trabajo en las zonas implantadas para la COVID-19 con todas las garantías de seguridad e higiene, según los criterios impuestos en el protocolo de atención a los pacientes contagiados por el coronavirus.

Por otro lado, el hospital sevillano tiene una reserva de material de protección para los próximos seis meses, gracias a la previsión de recursos y almacenaje que garantiza la Plataforma Provincial de Contratación de Sevilla y el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Share:

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.