La operación “Telefonista” abarca aproximadamente una quincena de detenidos y 21 registros domiciliarios o en empresas. Está llevada a cabo conjuntamente con la Guardia Civil junto al grupo de Blanqueo de Capitales de la Oficina Europea de Policía. Se creó con objeto de desmantelar una red dedicada a abastecer a las organizaciones del narcotráfico de materiales técnicos destinados a esquivar la acción policial.

 Esta red “criminal” se dedicaba a vender material “muy técnico” a diferentes organizaciones de Andalucía y Madrid que a su vez se dedican al narcotráfico.

Hablamos de cámaras térmicas, inhibidores de frecuencia, material para encriptar dispositivos, cámaras de visión nocturna o máquinas de contar dinero. La red contaba tanto con artefactos “ilegales” para los privados como con tecnología “legal” que proporcionaba a los grupos del narcotráfico para que los mismos pudiesen “esquivar la acción policial” y el “seguimiento” de los agentes.

Share:

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.