La huelga de 24 horas convocada por el sindicato alemán del sector servicios VER.DI y ferrocarril EGV ha paralizado el transporte del país. Esta ha afectado a los trenes de larga distancia y regionales, así como aeropuertos nacionales y algunos transportes locales. Según EGV, esta jornada de paros exige “subir el sueldo entre un 13-12% para hacer frente a la escalada de precios”.


Desde la pasada medianoche se ha convocado a 350.000 trabajadores de diversos sectores de todo Alemania. La patronal ha criticado duramente esta acción y ha afirmado que los paros ya no son reconocibles para el público como una mera huelga de advertencia. Por su parte, la ministra alemana del Interior pide responsabilidad para alcanzar “buenas soluciones”.

Share:

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.