Es Música, la Federación de Música en España, concluye el ejercicio económico de 2020, un año marcado por la pandemia del coronavirus, con grandes pérdidas. Estas han alcanzado cifras de 1.000 millones de euros en facturación directa. A esto, hay que sumarle un total de 7.000 millones de euros en pérdidas indirectas. Provienen de la música grabada, música en vivo y la explotación de derechos de propiedad intelectual. Además de todas las empresas profesionales que trabajan con la industria musical.

Según informa la Plataforma de Salas de Concierto (PSCD), las pérdidas de las salas han llegado a la suma de 120 millones de euros. Como consecuencia, son casi cinco mil los trabajadores que se encuentran en ERTE desde principios de marzo. Desde que comenzó la pandemia se han cancelado casi 25.000 conciertos. Por ello, han solicitado, principalmente las pymes y autónomos del sector, el impulso de una línea de financiación para las empresas afectadas.

Tienen como cuestión prioritaria recuperar la normalidad de los aforos de las salas musicales. Además, los festivales también se han aplazado al 2021 por cuestiones sanitarias. El sector ha encabezado diversas protestas, que han derivado en dos ocasiones la salida a la calle de cientos de técnicos por toda España.

Share:

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.