Con una inversión de 135 mil euros, el Ayuntamiento adquiere cuatro nuevos contenedores adaptados, de 40 pies cada uno

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Gobernación, Fiestas Mayores y Área Metropolitana, ha ampliado y mejorado el campo de prácticas del servicio de Bomberos, en el Puerto de Sevilla. Con un importe de 135 mil euros, se han adquirido cuatro nuevos contenedores adaptados para la formación en técnicas de control de incendios. Con ellos se puede simular cualquier tipo de escenario de incendio estructural que se pueda presentar en la ciudad.

Bomberos de Sevilla
El delegado de Gobernación, Juan Carlos Cabrera, con los bomberos en el Puerto de Sevilla (Fuente: Ayuntamiento de Sevilla)

El delegado de Gobernación, Fiestas Mayores y Área Metropolitana, Juan Carlos Cabrera, ha visitado este lunes el campo de prácticas. Durante su visita, ha podido presenciar la realización de las prácticas realizadas por los bomberos. Asimismo, ha recordado que en 2018 se realizaron las primeras prácticas de incendios en interior y que se han acumulado “hasta 2.000 horas anuales en formación de incendios”.

De igual forma, Cabrera ha destacado la apuesta “por reforzar tanto los recursos humanos como los medios materiales del Servicio de Bomberos con la previsión de finalizar el mandato con 83 incorporaciones”. A ello se le suma la inversión de más de 6,5 millones de euros en estos últimos años para renovar flota y equipamientos.

De este modo, la adquisición de los nuevos contenedores posibilita analizar las distintas fases de los incendios de interior y sus fenómenos consecuentes.

Además, la disposición de los nuevos contenedores simulan la estructura de un edificio. Ello permite que los efectivos del servicio de bomberos puedan trabajar la táctica de la intervención. Esta incluye el movimiento de mangueras, la ubicación de vehículos, la coordinación de las diferentes dotaciones que intervienen, así como el control de la intervención.

Con respecto a la ejecución de las prácticas, el fuego se origina en una zona habilitada para que inicie el incendio, llamado motor de incendio. Así, se propaga el calor y humo por las distintas dependencias, todo ello siendo controlado en todo momento. Esta estructura facilita mejorar la especialización del personal que ha venido formándose en los contenedores aislados anteriores.

Con el objetivo siempre de mejorar la formación de los bomberos, y con un presupuesto de 5.500 euros, se ha adquirido también una nueva sonda para la embarcación. Esta permite una visión nítida del lecho de la dársena, además de localizar e identificar los materiales y objetos que se encuentren en el fondo.

Share:

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.