El recibo de la luz de un usuario medio se ha disparado un 46,5 % en tan solo las tres primeras semanas de Junio, frente al mismo período en el 2020, convirtiéndose así en la factura más cara de la historia según Facua-Consumidores en Acción. Los estudios y estimaciones realizadas por la asociación sobre la evaluación de la tarifa regulada confirman que el recibo del usuario medio sería de unos 88,76 euros con impuestos incluidos. Con estos datos, la factura estimada subiría unos 28,18 euros de manera interanual. Un 46,5% por encima del recibo que se percibiría en el mes de junio del año pasado. Si ya los ciudadanos se quejaban en el mes de Mayo por el auge del gasto, unos 82,13 euros de media, ahora que sigue subiendo no queremos ni imaginarlo.

El usuario medio utilizado por Facua en sus análisis tiene una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y un consumo de 366 kilovatios hora (kWh) mensuales. En cuanto a los porcentajes de consumo en los tres tramos horarios del nuevo sistema de facturación, la asociación ha escogido como referencia el actual perfil de cliente medio sin discriminación horaria publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que consume el 45% de la electricidad en el horario valle, el 29% en el horario punta y el 26% en el horario llano.

No hay que olvidar que además de la crisis generada por la pandemia, que ha supuesto el desempleo de muchos ciudadanos, hay personas dependientes que necesitan de ciertas máquinas y herramientas por motivos de salud que generan un gasto de luz considerable. Contemplando este escenario, aún es incomprensible como el Gobierno de España no ha intervenido, ya que llevan semanas debatiendo, pero las medidas no llegan y los españoles tienen que ir pagando las facturas de luz.

Los días pasan, las facturas llegan.

Share:

administrator

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.