Debido a las fuertes lluvias registradas durante la semana pasada, la ocupación hostelera se ha quedado en torno a un 60%. Las previsiones apuntaban a un crecimiento del 5% respecto al mismo puente del año pasado. “Las previsiones no se han visto cubiertas por las condiciones meteorológicas” aseguraba el alcalde de Sevilla Antonio Muñoz.

Aún así, el alcalde ha hecho hincapié en que es bueno que llueva “necesitamos el agua” y ha recordado que el sábado 10 de diciembre el centro estaba repleto de gente gracias a las numerosas actividades navideñas que había.

Además, las cifras respecto al turismo en la capital andaluza son muy optimistas. La ocupación en octubre supera el 81%. Sigue siendo más baja que las cifras anteriores a la pandemia, pero estas se producen en un escenario nuevo e ilusionante. La estancia media, por ejemplo, ha tenido una subida de récord. Sube a 2,20 días, casi un 4% por encima de la de octubre de 2019.



Share:

editor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.