La edición número 18 del Festival de Sevilla, que se celebrará del 5 al 13 de noviembre, ha presentado los títulos que conformarán Las Nuevas Olas. Se trata de una de las secciones que mejor representan el espíritu del certamen cinematográfico sevillano. La sección se compone de 12 películas, las cuales se estrenarán por primera vez en España.

Las doce películas

Las Nuevas Olas vuelve a apostar por un director novel para la inauguración de esta selección de títulos, que recae este año en el canario David Pantaleón, con su su ópera prima Rendir los machos. Ambientada en Fuerteventura, es una suerte de largo viaje a pie protagonizado por dos hermanos que deben ponerse de acuerdo para cobrar la herencia de su recién fallecido padre, un rico ganadero y productor de queso.

Por otro lado, Europa de Heider Rashid. El director acude al relato de su propio padre, refugiado iraquí, para retratar la odisea de miles de personas en la frontera entre Turquía y Bulgaria. Con la técnica de la cámara subjetiva, la película ofrece una experiencia inmersiva en la travesía de del joven.

El húngaro Kornél Mundruczó vuelve con Evolution. Esta película cuenta las tres generaciones de una misma familia, que es incapaz de reconciliarse con las heridas del pasado y con el horror del Holocausto.

Mathieu Amalric también regresa a Sevilla con en Hold me tight (Serre moi fort). El director se adentra en la historia de una mujer que rompe las cadenas de su frustrante monotonía familiar.

Murina, ópera prima de la croata Antoneta Alamat Kusijanović, llega a Sevilla para poner sobre la mesa la relación de una joven que desafía a su padre violento.

También la relación entre un padre y su hija centra la trama de Moon, 66 Questions, de la griega Jacqueline Lentzou. La protagonista vuelve a casa para cuidar al padre enfermo y aviva una posible reconciliación.

Además, llegará Feathers, del egipcio Omar El Zohairy. Este título combina el surrealismo con la crítica sociopolítica a partir de la comedia más absurda.

La ópera prima de los noveles tunecinos Ismaël y Yossef Chebbi en la transgresora Black Medusa. Rodada en blanco y negro, los directores se sirven del mito de Medusa para contar la doble vida de una joven muda.

En Bloodsuckers, el alemán Julian Randlmaier se atreve con una comedia negra, política y de vampiros. En ella, realiza una ácida revisión del marxismo y los populismos de los años 20.

Los italianos Alessio Rigo de Righi y Matteo Zoppis proponen en The tale of King Crab (Re Granchino). Se trata de una reinterpretación de los cuentos populares para hacer una contundente crítica a los colonialismos.

Una relectura del colonialismo está presente igualmente en Liborio, título de esta sección que firma Nino Martínez Sosa. Liborio es el retrato, colorista y de enorme expresividad estética, del líder campesino y religioso Olivorio Mateo.

Share:

author

Periodista. Actualmente en ElDesmarque de Mediaset y en Onda Capital. Antes en Diario de Sevilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *