Un penalti como una catedral, un falta que causó lesión sin pitar y un gol en fuera de juego, castigan al Betis Deportivo

La noche no era de las frías, pese a que por la provincia sevillana había caído agua. La grada, aún estaba ocupada por algunos creyentes de un milagro, que debía de llegar cuanto antes. El Betis Deportivo tenía un partido más para rengancharse a los demás equipos de Primera RFEF y, de esa forma, luchar por la permanencia, que se encontraba cada jornada un poco más en la lejanía. El filial verdiblanco recibía al Castellón, que la temporada pasada jugaba en la liga profesional, es decir, en Segunda División. Un conjunto castellonense que marchaba octavo en la tabla de clasificación, muy por debajo de sus aspiraciones de principio de temporada.

Raúl García, jugador del Betis Deportivo (Fuente: Cantera Betis).

El encuentro comenzaba con una intensa presión del equipo de Castellón de la Plana y al conjunto verdiblanco le costaba salir de su propio campo. Sin embargo, enseguida se hicieron con el balón. Si bien, luego sintieron de nuevo la presión incesante de los blanquinegros. Los últimos diez minutos de la primera parte fueron los mejores por parte del Betis Deportivo. La banda izquierda, de Álvaro Martínez y Juan Cruz, protagonizaba la mayor parte de jugadas de peligro. También Raúl García, muy constante pero sin fortuna de cara a puerta.

En cuanto a la segunda parte, el Castellón sufría en la salida de balón. Tanto es así, que el Betis Deportivo sorprendió a la defensa hasta en dos ocasiones. Una ellas, la protagonizó Raúl Tavares con un potente tiro, que se marchó cerca de la portería defendida por Álvaro Campos. Más adelante, llegó la polémica del partido. Un centro al área terminaba con Raúl Tavares arrollado por el guardameta Álvaro Campos. El árbitro no señaló ninguna infracción. Tras esta jugada, una nueva polémica, una entrada muy peligrosa sobre ángel Baena, que ni árbitro ni asistente vieron, estando el segundo presumiblemente cerca. Apenas dos minutos después, el jugador tuvo que ser sustituido porque no podía continuar. El encuentro seguía su curso y, cuando todo iba de cara para el Betis deportivo, una mala salida de Dani Rebollo, dejó a Cubillas completamente solo para rematar de cabeza al fondo de la red.

El Betis Deportivo no jugó un mal partido. En esta ocasión primaron los errores arbitrales para privar a los verdiblancos de conseguir una victoria.

Share:

editor

Periodista, también deportivo. Aprendí en Diario de Sevilla, maduré en El Desmarque de Mediaset, ahora soy el jefe de redacción en Onda Capital. música, cine español, 1ª y 2ªRFEF, Real Betis, Sevilla FC y Cantera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.